Cómo tratar las caries dentales en dientes de leche

Una pregunta muy frecuente entre los padres primerizos es la de cómo tratar las caries dentales en dientes de leche. Hoy, respondemos esta pregunta para que no te quede la más mínima duda acerca de cómo tratar las caries en tus hijos.

¿Qué pasa si se pica una muela de leche?

Si se pica una muela de leche, el problema es exactamente el mismo que si se pica una muela definitiva. Todavía existe la duda de si es necesario tratar una caries en un diente de leche, puesto que muchas personas piensan “si se va a caer, ¿para qué sanarla?”. Pensar así es un error.

Una muela, sea de leche o definitiva, cumple una función, que es la de ayudar a la masticación y a la deglución. Que esa muela solo vaya a servir durante tres o cuatro años no es razón para no tratarla, porque tu hijo necesita masticar bien durante esos tres o cuatro años.

Además, esos tres o cuatro años son más que suficientes para que la caries se extienda por le interior de la muela y llegue hasta el nervio, con el dolor y los problemas que eso genera (y el encarecimiento del procedimiento).

Por lo tanto, si una muela de leche se pica, hay que acudir al odontopediatra para que éste se encargue de empastarla y arreglar el problema tan pronto como sea posible.

Ten en cuenta, además, que el hecho de que la muela está moviéndose y a punto de caerse, no es excusa para no tratarla. La caries puede extenderse a los dientes de al lado, sean de leche o definitivos, así que el hecho de mantener ahí la caries es una mala idea.

Lo mejor, nuevamente, será ir al dentista y que él se encargue. Si la muela aún no está lo suficientemente suelta, habrá que empastarla como cualquier otro diente. Si está lo suficientemente suelta, quizá se pueda optar por retirarla definitivamente, aprovechando que ya está bastante suelta.

Cómo tratar caries dentales en dientes de leche

¿Cómo tratar las caries en bebés?

Las caries en los bebés más pequeños son raras, porque la leche materna no tiene el tipo de compuestos que producen la placa y el sarro (imprescindibles para que las bacterias puedan aparecer, proliferar y dañar los dientes).

Es más frecuente que aparezcan cuando empiezan a crecer y ya han salido varios dientes, hacia los dos años, aproximadamente. En este momento el niño empieza a comer con más variedad y, quizá, le des de comer chucherías y dulces.

También es el momento de empezar con los cepillados, y puede que no lo estés haciendo. Es por ello que es en esta edad donde pueden aparecer las primeras caries, y es raro que aparezcan antes.

Una vez aparecen, el tratamiento es el mismo que en cualquier otro paciente, independientemente de la edad que tenga: Hay que empastar el diente para que la caries no se extienda más (puesto que podría llegar hasta la raíz del diente y ese sí es un problema realmente grave y muy doloroso).

Esto se hace en la clínica especializada en odontopediatría, y es un procedimiento rápido e indoloro. Sin embargo, es muy habitual que los niños tengan miedo y se agobien durante la intervención, razón por la cual es recomendable que, desde bien pequeño, se lleve a los niños al dentista, para que se acostumbren a él y, cuando haya que hacer alguna intervención, estén más tranquilos.

Como puedes ver, tratar las caries en los dientes de leche no es algo especialmente complicado ni diferente a tratarlas en los dientes definitivos. Esperamos que esta información te haya resultado útil y consigas que tus hijos tengan la mejor salud bucodental.

Si te ha gustado este artículo quizás quieras leer:

Cómo prevenir caries dentales en los niños

Cómo prevenir caries dentales en niños

Una pregunta muy habitual entre los padres, especialmente entre los primerizos, es la de cómo prevenir las caries dentales en los niños. Hoy, respondemos a esta pregunta para que puedas estar tranquilo con la salud bucodental de tu pequeño.

¿Qué son las caries dentales en los niños?

Las caries son erosiones en los dientes provocadas por el sarro, una sustancia formada por gérmenes que fabrican ácidos que son capaces de destruir el esmalte dental (la capa superior del diente).

Una vez se ha destruido el esmalte dental, las bacterias pueden entrar en el diente e ir comiéndoselo desde dentro (aunque aún siguen haciéndolo desde fuera), y, llegado el caso, atacar la raíz del diente.

Durante todo el proceso anterior, todo el riesgo al que uno se enfrenta es a una mala estética y algún problema de masticación (aunque no son problemas menores que debas despreciar). Pero, cuando la caries llega a la raíz del diente, significa que se ha alcanzado el nervio.

En este momento, comer puede ser una auténtica tortura, porque cualquier aumento en el calor o en el frío, o cualquier otro tipo de contacto con el nervio puede generar un dolor muy fuerte. Y, claro, has dejado una vía abierta para llegar al nervio durante la masticación o al beber cualquier tipo de bebida.

Por lo tanto, lo más conveniente es coger las caries a tiempo. De lo contrario, los efectos pueden ser realmente dañinos. Y esto sucede tanto en adultos como en niños.

¿Cuáles son las causas de las caries en los niños?

Las causas de las caries en los niños son siempre las mismas (que ya hemos señalado más arriba). El proceso por el que se produce esa causa es el siguiente:

  • Formación de placa: La placa dental es una película pegajosa que recubre los dientes, y que se genera por una mala higiene. Además, comer azúcares y almidones hace que esta placa crezca más aún. Cuando tienes esos almidones y azúcares disponibles sobre los dientes, las bacterias empiezan a alimentarse de ellos, y durante este proceso se forma el sarro, que sirve de protección para la placa. Es decir, tienes bacterias que no puedes eliminar porque están protegidas por el sarro.
  • Ataques de placa: Una vez sucede lo anterior, la placa genera una serie de ácidos que desgastan los minerales del esmalte de los dientes, provocándose orificios. Esta es la primera etapa de la caries. Tras esto, las bacterias llegan a la dentina, que es la siguiente capa del diente. Y en la dentina hay pequeños tubos que se comunican con el nervio del diente.
  • Destrucción continua del esmalte: A medida que las bacterias avanzan, acaban llegando a la pulpa del diente, una zona donde hay nervios y vasos sanguíneos. Esta zona es susceptible de inflamarse (a diferencia de las anteriores), pero, como está dentro del diente, no tiene espacio para inflamarse. Así que se inflama hacia abajo, presionando el nervio, y provocando dolor.

¿Cómo se pueden prevenir las caries dentales en los niños?

Para prevenir las caries, lo mejor que se puede hacer es tener una correcta higiene bucodental, cepillando los dientes tres veces al día y utilizando la seda dental. Y esto hay que hacerlo desde que los niños son bien pequeños, para que desarrollen el hábito.

Cómo prevenir las caries dentales en niños

Por otro lado, también es recomendable visitar al dentista, en este caso una clínica de odonopediatría,  con regularidad, para que, en el caso de que, pese a lo anterior, aparezcan caries, se puedan detectar durante las primeras etapas y resolver el problema sin que se agrave.

Como puedes ver, prevenir las caries en los niños es algo relativamente sencillo siempre que se forme un buen hábito de higiene dental. No debería ser un gran problema si somos capaces de ser constantes con los pequeños y, sobre todo, si ven que nosotros lo hacemos.

Si te ha interesado este artículo quizás quieras leer:

Clínicas dentales para niños ¿Cómo hacerla más agradable?

Clínicas dentales para niños

Pocas dudas caben de que los niños no lo pasan especialmente bien en el dentista. Es por ello que, hoy, queremos reflexionar acerca de cómo podríamos hacer más agradable la visita al dentista para el niño. ¡Vamos allá!

¿Qué busca un niño en una clínica dental?

A menudo pensamos en los niños así, pero la verdad es que entienden las cosas perfectamente. Un niño sabe que una clínica dental no es un parque de bolas, y que no va allí para divertirse, sino para que le ayuden a superar algún problema.

Así que no es necesario hacer que la clínica del dentista sea un parque de juegos. Lo que tenemos que hacer es que todo lo que ofrecemos en la clínica dental le resulte interesante y no atemorizante.

Tan solo con ello, estaremos logrando que el niño se sienta mucho más cómodo en la clínica. Tratar de hacerle creer que va a un parque de juegos y después anestesiarle la boca y usar instrumentos que hacen un ruido infernal en sus dientes no es la mejor idea.

clínicas dentales para niños

Así que vamos a ver algunos trucos para que tu clínica dental sea más agradable para los niños

Trucos para hacer tu clínica dental más agradable para los niños.

A continuación, te indico cuáles son las principales claves para que los niños estén más a gusto en tu clínica dental:

  • Cuida el mobiliario: Lo primero que debes intentar es cuidar el mobiliario. No queremos que la clínica parezca un parque de bolas, pero tampoco que parezca un lugar triste, con todo blanco. Puedes jugar con los colores para que el niño vea que el lugar es más alegre de lo que creía en un principio.
  • Cuida los olores: Lo mismo sucede con los olores. El olfato es uno de los sentidos que más nos ayudan a relajarnos (o a alarmarnos), por lo que, si puedes utilizar algún olor interesante para un niño, un olor agradable, por ejemplo, lograrás transmitir tranquilidad.
  • Cuida el aspecto de las paredes: Con las paredes sucede lo mismo que con los muebles. Si puedes evitar que sean totalmente blancas y asépticas, puedes conseguir que el niño entienda que ese lugar no es tan “serio” como pensaba, y puede hacer que se sienta más cómodo tanto antes como durante la intervención.
  • Utiliza música: con la música pasa como con los olores. Si utilizamos alguna música que le guste al pequeño, podremos conseguir que esté más relajado. Una buena idea es no tener un único hilo musical para toda la clínica, sino que cada profesional pueda poner la música individualmente y, de esta forma, poder poner la música que prefiera el pequeño paciente.
  • Aprovecha la tecnología: también deberías aprovechar la tecnología que tienes a tu alcance. Por ejemplo, es una buena idea ofrecer WiFi gratuito para que el niño pueda ver sus dibujos animados favoritos antes de acceder a la consulta. Incluso podrías plantearte tener una Tablet para que el niño pueda utilizar para ver esos dibujos o jugar a algo mientras tanto.
  • Aprovecha su curiosidad: por último, la mejor forma de hacer que el niño esté en calma es aprovechar su curiosidad. Enséñale el instrumental que vas a utilizar, demuéstrale que no duele (utilizándolo en su mano, por ejemplo), etc. De esta forma, el niño estará mucho más tranquilo durante todo el tiempo que dure la intervención.

Como puedes ver, las clínicas dentales no tienen por qué asustar a los niños. Con las claves que hemos dado en este artículo, seguro que tu hijo podrá acudir al dentista mucho más relajado (¡y tú con los nervios más calmados y menos dolores de cabeza!). Si buscas expertos en odontopediatría en Valencia en OM-E Clinics contamos con un gran equipo. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo quizás te interese:

Cirugías dentales más comunes.

Muchas personas creen que el trabajo de un dentista se reduce a empastar caries, pero, por supuesto, esa es una parte muy pequeña del trabajo de un especialista en odontología. Hoy, desde nuestra clínica dental en Valencia,  te contamos cuáles son las cirugías dentales más comunes en odontología.

Las cirugías dentales más comunes en la odontología

A continuación, te indicamos cuáles son las cirugías dentales más frecuentes en el campo de la odontología:

Implantes dentales

La primera de las cirugías dentales más comunes es la de implantes dentales. Se trata de una intervención que consiste en la sustitución de dientes (o la ausencia de éstos porque ya se han caído) por dientes artificiales, que se asientan en la mandíbula a través de un tornillo.

Esta técnica permite que las personas mayores que pierden sus dientes no tengan que utilizar una de las tan conocidas dentaduras postizas, sino que se instalan unos dientes perfectamente funcionales y permanentes.

Esta intervención se lleva a cabo en dos etapas. La primera consiste en la colocación de los tornillos sobre los que después se atornillará el diente. Y es una de las técnicas más utilizadas porque cada vez más todas las personas mayores se someten a ella (es cara, pero es la más funcional con muchísima diferencia).

Cirugía de encías

La cirugía de encías se lleva a cabo cuando una enfermedad periodontal se encuentra en una fase avanzada (no en todos los casos, pero sí en muchos de ellos). Cuando una enfermedad periodontal se ha extendido y ha avanzado demasiado, ésta llega a afectar a la raíz del diente, infectándola y haciendo que el diente se afloje.

En estas circunstancias, hay que recurrir a alguna de las diferentes cirugías de encías, entre las que destacan el colgajo gingival, la gingivectomía y la gingivoplastia.

Cirugías dentales más comunes

Cirugía de injerto de hueso

La cirugía de injerto de hueso también es muy común, y se lleva a cabo por especialistas en cirugía maxilofacial. Es una técnica que está indicada para aquellas ocasiones en las que se ha perdido hueso por alguna razón, y donde es necesario regenerarlo, ya sea para posteriores intervenciones o, simplemente, para corregir con ello algún problema actual del paciente.

No obstante, esta cirugía se utiliza, sobre todo, en los casos en los que hay que colocar implantes dentales, puesto que el injerto dental facilita el proceso de osteogeneración que requieren los implantes dentales.

Cirugía de muelas del juicio

La extracción de la muela del juicio es el procedimiento quirúrgico por el cual se extrae una o más muelas del juicio (las cuatro muelas adultas permanentes situadas en las esquinas traseras de la boca en la parte superior e inferior).

Esta cirugía se hace porque, en el caso de que una muela del juicio no tenga espacio para crecer, ésta hace presión, y el resultado de ello es mucho dolor, infecciones y otros problemas relacionados.

Elevación del seno maxilar

Esta técnica que se lleva a cabo para recuperar la altura ósea en aquellas zonas donde sea necesario. Hay muchas técnicas para hacerlo y muchas razones para llevar a cabo esta intervención, entre las que destacan los implantes dentales.

Cirugías periapicales

Por último, están las cirugías periapicales, que también se conocen como apicectomía. Se trata de un procedimiento para eliminar una infección que afecta a la raíz del diente. Es una cirugía de último recurso cuando otras técnicas, como la endodoncia, han fracasado.

Como puedes ver, existen varias cirugías que son muy comunes en odontología. Esperamos que esta lista te haya servido para conocer un poco más qué es lo que hacemos y, de paso, hayas salido de dudas al respecto de qué es exactamente cada una de esas intervenciones.

Si te ha gustado este artículo quizás te interese leer:

Enfermedades odontológicas en niños

Enfermedades odontologicas en niños

En general, los niños y los adultos tienden a padecer las mismas enfermedades odontológicas (con algunas salvedades). Pero la frecuencia con la que unas aparecen y otras no, sí varía. Hoy, desde nuestra clínica dental en Valencia,  te explicamos cuáles son las enfermedades odontológicas más frecuentes en niños.

Enfermedades dentales en los niños más frecuentes

A continuación, te indicamos cuáles son las enfermedades odontológicas más habituales en los niños:

  • Gingivitis: La gingivitis es una enfermedad provocada por la mala higiene bucal y que puede llegar a suponer la pérdida del soporte del diente si no se trata. Es por ello que es importante que el niño se someta a revisiones periódicas para garantizar que todo está en orden. También será importante que tenga una buena higiene bucal para que este problema no aparezca.
  • Estomatitis: La estomatitis es la aparición de úlceras en la boca, incluyendo lengua y labios. El dolor que producen estas llagas es tan fuerte que puede llegar a ser difícil de soportar a la hora de comer, pudiendo implicar una mala alimentación de la niña. Y, sí, decimos “de la niña”, porque, aunque se desconoce la causa, se sabe que afecta más a las niñas que a los niños.
  • Herpangina: La herpangina es similar a la estomatitis, produciendo llagas en los tejidos blandos de la boca. Sin embargo, se sabe que aparecen por un virus, y es muy habitual que aparezca en edad escolar. Se suele presentar en epidemias, y, cuando aparece, también suele cursar con fiebre.
  • Traumatismos dentales: También son muy frecuentes los traumatismos dentales. Porque… En fin, porque los niños son niños. Es muy habitual que debido a golpes se pierdan piezas dentales o se rompan, con el consecuente dolor que eso produce, además del efecto antiestético. Las formas de resolver este problema son muy variadas y dependerá de lo que el dentista considere mejor en cada caso particular.
  • Caries: Las caries también son de las enfermedades y problemas más frecuentes entre los niños, por su afición a los dulces y su no siempre excelente higiene bucodental. Sin duda, los empastes dentales son los tratamientos que más habitualmente se llevan a cabo en las clínicas odontológicas en relación a los niños. Es importante, también, fortalecer los hábitos de cuidado bucodental del pequeño para evitar que estos problemas se alarguen en el tiempo.

Enfermedades odontologicas en niños

  • Malformaciones: Las malformaciones y el mal crecimiento de los dientes (por desviaciones) también son un problema habitual entre los niños, aunque no termina de hacerse patente hasta la adolescencia. Este problema que, en ocasiones, puede ser solamente estético, también puede llegar a provocar dolor y problemas tales como maloclusión, lo que dificulta la masticación o, incluso, la respiración. El tratamiento ortodóncico es la forma de resolverlo, y también es uno de los tratamientos que más se utilizan en niños.
  • Llagas, rozaduras y heridas: Las llagas, rozaduras y heridas de todo tipo también son muy habituales, ya sea por el uso de aparatos dentales, o por el simple hecho de que al salir los dientes y en el normal desarrollo de la boca, estas heriditas tienen que aparecer. Esto no es una enfermedad, pero también es lo suficientemente frecuente como para incluirlo en la lista.

Como puedes ver, a pesar de que las enfermedades bucodentales no discriminan por edad, sí existen algunas enfermedades que son más frecuentes que otras en niños. Es por ello que conviene educarle en buenos hábitos de salud bucodental y llevarle al dentista con regularidad.

Si este articulo te ha parecido interesante quizás quieras leer: