Clínicas dentales para niños ¿Cómo hacerla más agradable?

Clínicas dentales para niños

Pocas dudas caben de que los niños no lo pasan especialmente bien en el dentista. Es por ello que, hoy, queremos reflexionar acerca de cómo podríamos hacer más agradable la visita al dentista para el niño. ¡Vamos allá!

¿Qué busca un niño en una clínica dental?

A menudo pensamos en los niños así, pero la verdad es que entienden las cosas perfectamente. Un niño sabe que una clínica dental no es un parque de bolas, y que no va allí para divertirse, sino para que le ayuden a superar algún problema.

Así que no es necesario hacer que la clínica del dentista sea un parque de juegos. Lo que tenemos que hacer es que todo lo que ofrecemos en la clínica dental le resulte interesante y no atemorizante.

Tan solo con ello, estaremos logrando que el niño se sienta mucho más cómodo en la clínica. Tratar de hacerle creer que va a un parque de juegos y después anestesiarle la boca y usar instrumentos que hacen un ruido infernal en sus dientes no es la mejor idea.

clínicas dentales para niños

Así que vamos a ver algunos trucos para que tu clínica dental sea más agradable para los niños

Trucos para hacer tu clínica dental más agradable para los niños.

A continuación, te indico cuáles son las principales claves para que los niños estén más a gusto en tu clínica dental:

  • Cuida el mobiliario: Lo primero que debes intentar es cuidar el mobiliario. No queremos que la clínica parezca un parque de bolas, pero tampoco que parezca un lugar triste, con todo blanco. Puedes jugar con los colores para que el niño vea que el lugar es más alegre de lo que creía en un principio.
  • Cuida los olores: Lo mismo sucede con los olores. El olfato es uno de los sentidos que más nos ayudan a relajarnos (o a alarmarnos), por lo que, si puedes utilizar algún olor interesante para un niño, un olor agradable, por ejemplo, lograrás transmitir tranquilidad.
  • Cuida el aspecto de las paredes: Con las paredes sucede lo mismo que con los muebles. Si puedes evitar que sean totalmente blancas y asépticas, puedes conseguir que el niño entienda que ese lugar no es tan “serio” como pensaba, y puede hacer que se sienta más cómodo tanto antes como durante la intervención.
  • Utiliza música: con la música pasa como con los olores. Si utilizamos alguna música que le guste al pequeño, podremos conseguir que esté más relajado. Una buena idea es no tener un único hilo musical para toda la clínica, sino que cada profesional pueda poner la música individualmente y, de esta forma, poder poner la música que prefiera el pequeño paciente.
  • Aprovecha la tecnología: también deberías aprovechar la tecnología que tienes a tu alcance. Por ejemplo, es una buena idea ofrecer WiFi gratuito para que el niño pueda ver sus dibujos animados favoritos antes de acceder a la consulta. Incluso podrías plantearte tener una Tablet para que el niño pueda utilizar para ver esos dibujos o jugar a algo mientras tanto.
  • Aprovecha su curiosidad: por último, la mejor forma de hacer que el niño esté en calma es aprovechar su curiosidad. Enséñale el instrumental que vas a utilizar, demuéstrale que no duele (utilizándolo en su mano, por ejemplo), etc. De esta forma, el niño estará mucho más tranquilo durante todo el tiempo que dure la intervención.

Como puedes ver, las clínicas dentales no tienen por qué asustar a los niños. Con las claves que hemos dado en este artículo, seguro que tu hijo podrá acudir al dentista mucho más relajado (¡y tú con los nervios más calmados y menos dolores de cabeza!). Si buscas expertos en odontopediatría en Valencia en OM-E Clinics contamos con un gran equipo. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo quizás te interese: